Cómo mejorar de forma eficiente la experiencia de tus clientes

Comparte este artículo!


Cada vez es más difícil sobresalir en un mercado en el que cada día son más las marcas que intentan hacerse con los consumidores. Los mensajes publicitarios llegan por todas partes, los nuevos productos se acumulan en las estanterías de las tiendas (y tienen muchas veces una vida muy corta) y las empresas intentan llegar a los consumidores en un entorno en el que es cada vez más difícil conseguir una ventana de atención. El secreto para sobrevivir a este hipercompetitivo entorno está en no ser una marca más de las muchas que intentan llegar al consumidor final. Hay que ser especial y hay que darles a los consumidores lo que realmente quieren.

Las empresas están probando diferentes vías para conseguir llegar a ese punto en el que se convierten en una parte inestimable e imprescindible del día a día de los consumidores. El big data está ayudándoles a entender cómo son y a adelantarse a sus problemas. Las redes sociales están creando relaciones mucho más directas en las que las empresas se convierten en uno más de los amigos de sus clientes. E internet está, por poner otro ejemplo, creando un mundo mucho transparente y directo en la relación marca-consumidor. Pero estos no son los únicos puntos en los que las empresas pueden apoyarse. De hecho, hay un punto que puede ser prácticamente transversal a todos estos y que es, además, una cuestión clave para construir una identidad de marca potente, para hacer que el consumidor sienta a la marca como algo más.

Y este elemento es la experiencia de cliente. El cómo el consumidor se enfrenta al producto, al servicio, a la marca: conseguir que el consumidor sienta que la experiencia es diferente, única y especial es un potente elemento no solo diferenciador sino también clave para lograr engagement y para conseguir que los consumidores no sean visitantes ocasionales sino más bien aliados recurrentes de la marca.

Conseguir crear una buena experiencia de cliente es un reto al que todas las empresas se enfrentan pero que no todas consiguen llevar a buen puerto. Esto no quiere decir que lograr una experiencia de cliente a prueba de bomba sea algo limitado a solo unas pocas marcas. Cualquier compañía puede hacerlo: solo hay que seguir ciertos pasos y tener en cuenta determinadas cuestiones. La primera quizás debería ser que la experiencia de cliente debería estar en un punto destacado y primordial de la estrategia de la marca.

 

 

Vía puromarketing.com